Durante los últimos 25 años he visto muchas averías que se podían haber evitado simplemente respetando unas cuantas reglas.

La mayoría de las averías “simples” tienen un origen “electro- mecánico” como cables o enchufes en mal estado, tornillos sueltos, contactos rotos o quemados. Cuidado: un jack de entrada suelto normalmente no se puede volver a fijar simplemente girando la tuerca ya que el jack mismo puede empezar a girar también, destrozando parte del interior.

 

Si se quema un fusible

Si se quema un fusible, hay que reemplazarlo con el tipo indicado en el aparato: (milli) amperios y F(ast), M(edium) o S(lo-blo); este último viene también marcado como “T” (de Time-lag o “Träge”). OJO!: la diferencia entre F (rápido) y S (lento) es muy grande; si en la tienda no saben lo que venden y te dicen algo como “es de 1 amperio normal” es mejor no comprarlo.

Si el nuevo (idéntico) fusible se va otra vez, hay que buscar la causa, nunca probar otro fusible más fuerte. Esto se suele pagar caro.

En muchas ocasiones encontré un fusible de 10A y hasta puentes de 100A en amplis de 10…50 vatios (lo suyo: 0,5…1,6A) y en algunos casos esta reparación causó la destrucción de válvulas y transformadores.

En amplis antiguos (sobre todo Fender) se indica muchas veces el tipo del fusible para el voltaje del país de origen (110..117V), pero los que han cruzado el Atlántico tienen un transformador de exportación, capaz de funcionar también con 220 … 240. En este caso hay que usar la mitad (aproximadamente) de amperios pero del mismo tipo, normalmente “S”.

 

Seleccionador externo para 220 y 240 V

Si el ampli dispone de un seleccionador externo para 220 y 240V, conviene cambiarlo a “240”, ya que actualmente en Europa el estándar es de “230V”, así los componentes sufrirán menos.

Cualquier cambio espontáneo en volumen o ruidos, puede indicar un problema. Girar varias veces los mandos, controlar cableado, voltaje de red, etc. Si el problema persiste, apagar y buscar un experto.

Para un ampli con las válvulas calientes es mejor no moverlo (sensibilidad a vibraciones).

 

Antigüedad de los aparatos

A partir de los 10 años de antigüedad de un ampli conviene comprobar el estado de los electrolíticos, SOBRE TODO si es de válvulas: los fabricantes no garantizan estos componentes para más tiempo, y cuanta más temperatura, menos vida útil. Se van “secando”, pierden capacidad (con cambios en el sonido, ruidos extraños…) y con algo de mala suerte pueden provocar cortocircuitos con gastos adicionales considerables, como este caso de explosión de un electrolítico:

Explosion
Ojo: el “chequeo” de condensadores más allá del tipo ocular no es tan sencillo. Aparte de la capacidad hay que medir el e.s.r y la fuga de corriente. A los 15 años o más, ¡renovar!

Si encuentras una joya antigua, digamos un “Plexi” y no sabes si ha estado funcionando sin problemas hasta hace poco tiempo: ¡NO ENCHUFES! Los electrolíticos sin usar pierden (aparte de lo mencionado arriba) su capa de “formación”, impidiéndoles trabajar con los voltajes especificados. Para evitar la catástrofe, hay que reformarlos adecuadamente o mejor revisar por completo.

Para evitar destrucción de la etapa de potencia de amplis a válvula, nunca operar sin pantalla o altavoz conectado, ya que algunos no están provistos de suficiente protección contra esto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *